Introducción

El menor ocupa un lugar destacado en la sociedad, especialmente por su condición de sujeto de derechos, pero también como merecedor de protección; consideraciones que lógicamente han influido en la delineación de los distintos ámbitos en los que el niño se desarrolla.
La familia y particularmente los padres, se convierten en el primer garante de los derechos del niño. Efectivamente, mientras no se alcance la plena capacidad de obrar, el menor goza de una especial protección, recogiéndose por nuestro Derecho una exigencia de cuidado que recae sobre los titulares de la patria potestad. Así se explicita en nuestra Carta Magna, que impone a los padres, en su artículo 39, un deber de asistencia de todo orden a favor de sus hijos menores, que fue concretado en el Código Civil en el artículo 154. Sin olvidar que el ejercicio de la patria potestad, en el ámbito paterno-filial, sólo puede concebirse en interés y en beneficio del menor. 
A partir de ahí, este grupo viene investigando y trabajando en todos los posibles ámbitos en los que el menor se desarrolla, como titular de derechos pero sujeto a la responsabilidad parental hasta alcanzada la mayoría de edad, lo que plantea no pocos conflictos.
 

Investigador principal

Líneas de investigación

1. El menor como sujeto de derechos.

El menor ocupa un lugar destacado en la sociedad, especialmente por su condición de sujeto de derechos, pero también como merecedor de protección; consideraciones que lógicamente han influido en la delineación de los distintos ámbitos en los que el niño se desarrolla. Ámbitos que son especial objeto de estudio de este grupo.

 

2. Famila, Derecho y sociedad. 

La familia cristiana se considera la célula primera y fundamental de la sociedad civil, Iglesia doméstica y primera escuela de la persona, ordenada a que ésta alcance su madurez humana y cristiana. En todo tiempo y espacio, las familias han asumido el cuidado y la protección de sus niños, ofreciéndoles lo mejor que su cultura, su civilización y sus posibilidades económicas les permitía, precisamente por este motivo, el Interés Superior del Menor, aunque es un concepto reciente, ha tenido presencia en la sociedad desde la antigüedad.

 

3. El interés superior del menor.

El concepto del Interés Superior del Menor ha estado presente en la conciencia ciudadana, y nunca se ha puesto en duda, que éste es crecer y desarrollarse en su propia familia, considerada ésta como su familia natural o aquella en la que ha nacido, siempre y cuando esa sea la voluntad de los padres y no corra ningún peligro la integridad del hijo. Este principio ha de ser determinante en todas aquellas situaciones o conflictos donde se hallen involucrados menores de edad. Siendo otra de las líneas tratar de facilitar la concreción práctica del principio del Interés Superior del Menor, configurado como una cláusula general o como un concepto jurídico indeterminado, difícil de definir y de aplicar

Entidades privadas:

- Relaciones paterno-filiales: la confictividad en la educación de los menores.
Entidad financiadora: Universidad CEU Cardenal Herrera (IDEAS). Fecha inicio/fin: 2011/2012.

- García Villardell, Rosa. La libertad de creencias del menor y las potestades educativas paternas: la cuestión del derecho de los padres a la formación religiosa y moral de sus hijos. Revista Española de Derecho Canónico (2009).

-García Villardell, Rosa. El dercho el determinar la formación religiosa y moral de los hijos: reflexiones en torno a su titularidad, en Protección de menor (2009).

- García Villardell, Rosa. El derecho educativo paterno a la formación religiosa y moral de los hijos: precisiones entorno a su alcance. Su aplicación al caso concreto del homeschooling, en Anuario de Derecho a la educación (2012).

- Cano Hurtado, MªDolores. Actuaciones médicas en pacientes menores de edad: su regulación en el Derecho estatal y en el Derecho Valenciano, en Protección del menor (2009).

- Cano Hurtado, MªDolores. La acción de impugnación de la filiación marital: desde su codificación hasta su estado actual tras las sentencias del TCO 138/2005, de 26 de mayo y 156/2005, de 9 de junio, en La Constitución española de 1978 después de su trigésimo aniversario (2010).

- Casimiro Elena, César. Integración de la vida afectiva en la personalidad: Educación de los afectos, en Los sentimientos y la vida afectiva a través del cine (2009).