Introducción

1.-El análisis de los niveles de fármacos en muestras biológicas para su cuantificación es la base de diferentes tipos de estudios entre los que se encuentran los estudios preclínicos y clínicos de farmacocinética, los estudios de bioequivalencia y los estudios toxicológicos. Son diversas las técnicas analíticas empleadas en clínica para la separación, identificación y cuantificación de fármacos y sus metabolitos. Entre estas técnicas destacan: la cromatografía líquida de alta resolución (HPLC), la espectrometría de masas (MS), la cromatografía de gases (CG), la espectrometría de absorción atómica (AA) y el enzimoinmunoanálisis, entre otras.   Las técnicas analíticas desarrolladas para la cuantificación de fármacos y metabolitos en este tipo de estudios deberán estar validadas según las directrices de la Agencias Reguladoras EMA (Agencia Europea  del Medicamento) y FDA (acrónimo del inglés; Food and Drug Administration) en términos de especificidad, selectividad, precisión, exactitud, linealidad, límite de cuantificación y rendimiento de extracción. Además, previo a la validación de la técnica analítica se deberá garantizar la estabilidad de los analitos en la matriz biológica empleada bajo las condiciones de análisis y durante todo el periodo de almacenamiento, incluidos procesos de congelación y descongelación que pueda sufrir el espécimen.   Por lo tanto, los objetivos de la línea de investigación “Análisis de fármacos y sus metabolitos en muestras biológicas” son desarrollar y validar técnicas analíticas para la cuantificación de diferentes familias de fármacos (antirretrovirales, antineoplásicos, inmunosupresores, antidepresivos, antiepilépticos y antimicrobianos, entre otros)  en muestras biológicas.

2.  La Monitorización Terapéutica de Fármacos (TDM; del inglés Therapeutic Drug Monitoring) en la práctica clínica comprende el conjunto de acciones farmacocinéticas y farmacodinámicas necesarias para alcanzar de forma individualizada en los pacientes una respuesta terapéutica eficaz y segura. No todos los fármacos son candidatos de entrar en un programa de TDM, ésta práctica se emplea para el control de fármacos con ámbitos terapéuticos estrechos, fármacos con una elevada variabilidad farmacocinética interpaciente, fármacos que presentan una buena correlación entre los niveles plasmáticos y el efecto farmacológico y  fármacos conocidos por causar efectos terapéuticos y tóxicos a dosis terapéuticas.  Entre las situaciones clínicas que aconsejan la inclusión de los pacientes en un programa de monitorización de fármacos destacan: el control y seguimiento clínico en tratamientos crónicos, la sospecha de infradosificación, intoxicación, incumplimiento de prescripción, interacciones farmacológicas, biodisponibilidad alterada y las situaciones clínicas que modifican los parámetros cinéticos fundamentales (insuficiencia renal, hepática, cardíaca). Para realizar la individualización de la pauta posológica de un fármaco determinado, en primer lugar se administra el fármaco a dosis convencionales según las características antropométricas del paciente. Después se toman muestras sanguíneas a determinados tiempos para obtener el perfil de concentraciones necesario para calcular los parámetros individuales del paciente mediante el uso de modelos farmacocinéticos poblacionales. Con los parámetros farmacocinéticos obtenidos se simulan los perfiles de concentraciones que tendrá el paciente en posteriores administraciones con diferentes niveles de dosificación, estos perfiles de concentración permitirán seleccionar la pauta posológica necesaria para alcanzar las concentraciones que correlacionen con el efecto terapéutico deseado.  Por lo tanto, el objetivo de la línea de investigación “Monitorización terapéutica de fármacos” es trabajar en el modelado farmacocinético de los fármacos convencionales y de nuevos fármacos con la finalidad de poder ofrecer al paciente un tratamiento eficaz y seguro.
3. La evaluación de la calidad asistencial ha adquirido gran relevancia en los últimos años. Los estudios de utilización de medicamentos son trabajos de investigación sobre aspectos cuantitativos y cualitativos del uso de medicamentos y de sus efectos en pacientes específicos o en la población general. La utilización de medicamentos se considera un indicador sociosanitario, siendo estos estudios la herramienta que nos permite su evaluación y posterior diseño de estrategias de intervención. Por ejemplo, el análisis de los estudios de utilización cualitativos se puede hacer a diferentes niveles:

1. Estudios de prescripción: analizan la relación entre indicación y prescripción.

2. Estudios de dispensación: estudian la calidad de la dispensación y de la información al paciente entre otros aspectos.

3. Estudios de uso-administración: valoran la calidad de uso de los medicamentos por el personal de enfermería, el cumplimiento por parte del paciente y la autoprescripción.

4. Estudios orientados a problemas: analizan el uso de los fármacos de acuerdo con unos criterios estándar de uso correcto. Además, la investigación de resultados en salud es una disciplina que pretende cuantificar, analizar e interpretar los resultados en salud que generan las distintas intervenciones sanitarias (medicamentos, procedimientos quirúrgicos, técnicas diagnosticas, productos sanitarios, etc.) en condiciones de práctica médica habitual. Sus fines son facilitar resultados que permitan evaluar si determinados servicios sanitarios consiguen mantener o aumentar la salud de los individuos a partir de múltiples fuentes de información relevante para la toma de decisiones clínicas. Por lo tanto, la línea de investigación “Utilización de medicamentos y resultados en salud” tiene como finalidad, evaluar y mejorar las prácticas sanitarias, actualizar los conocimientos de los profesionales y con ello, mejorar los resultados en salud.

4. La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece la malnutrición como uno de los problemas médicos más importantes desde su fundación y define a la obesidad como la epidemia del siglo XXI, siendo obesa en España el 20% de la población. La malnutrición infiere significativamente en la evolución de las enfermedades crónicas y agudas de los pacientes. La desnutrición puede asociarse con mayor incidencia de infección, agravamiento de patologías crónicas, retraso en la cicatrización de úlceras de presión o cicatrices y aumento de la hospitalización. Por otro lado, la obesidad se relaciona con un mayor riesgo de enfermedades como diabetes tipo II, hipertensión y enfermedad cardiovascular.

El envejecimiento de la población, la cronicidad de las enfermedades, los tratamientos médicos y las técnicas quirúrgicas, son algunas de las causas más frecuentes de alteración de los hábitos alimenticios. A su vez, definen los principales tipos de pacientes (geriátricos, quirúrgicos, etc.) donde deben enfocarse las actuaciones de mejora del proceso asistencial.  Una valoración nutricional simple y sistematizada, puede detectar de manera sencilla en los pacientes, si existe riesgo nutricional o la necesidad de requerimientos especiales debido a su patología de base. Por todo lo expuesto anteriormente, el objetivo del GIFNC con la línea de investigación “Seguimiento Nutricional”  es la generación de estudios y conocimientos necesarios para llevar a cabo la mejora de la calidad asistencial al paciente malnutrido, elucidar factores pronósticos y protocolizar las actuaciones nutricionales.

 

Miembros externos

Ana García Monsalve,Ana Cristina Murcia López,Carmen Matoses Chirivella,Francisco José Rodríguez Lucena,Inmaculada Pilar Jiménez Pulido,Rosa Antón Torres

Líneas de investigación

1. Análisis de fármacos y sus metabolitos en muestras biológicas.
2. Monitorización terapéutica de fármacos.
3. Utilización de medicamentos y resultados en salud.
4. Seguimiento Nutricional.